Comienza Contenido

El concepto de Tablet (o mejor Tableta) es de hace unos 10 años y es una categoría que le costó definirse[1]. La clave era tener la potencia de un ordenador en una portabilidad increíble (siempre encima):

  • pesan muy poco (menos de 1Kg)
  • los puedes llevar en un bolso
  • y tienen pantallas considerables (sobre las 10 pulgadas, aunque hay de todos los tamaños)

Pero desde el principio tenían dos problemas principales

Están ahí en medio de esas dos categorías y por eso a mí me gusta llamarles ordenadores para el sofá. A día de hoy han llegado a su nivel de madurez y se encuentran por todas partes. Tienen una potencia y un rendimiento increíbles y pueden sustituir al portátil para la mayor parte de los usuarios. Tienen muchas ventajas:

  • Fácil de Transportar. Como si fuera una libreta [2]
  • Fácil de Usar: con un dedo y para cualquier usuario
  • Siempre Conectado. Siempre están encendidas, conectadas y actualizadas[3]
  • Agradable: son bonitas y rápidas de usar
  • Sirven para lo que más utilizamos, es decir, consumir información

La mejor explicación de este tipo de dispositivos es la misma presentación del iPad en el 2010 (6 minutos, en inglés). Al principio las críticas eran enormes[4] pero para muchas personas es el nuevo PC[5]. De hecho, casi desde el principio Apple vende más iPad que sus propios ordenadores portátiles y de escritorio (iPad cannibalizing PCs). Una tableta es quizá la mejor opción para quien haga tareas de baja intensidad[6] o tenga un ordenador que le sirva y se quiera actualizar. Las tabletas actuales tienen más potencia que ordenadores de hace tres años. La clave no es el cacharrito, sino las tareas que nos ayuda a resolver

Sin embargo, en la mayoría de los casos, una tableta no es tan productiva por las razones de siempre:

  • La Pantalla. El límite está en la portabilidad[7]
  • La Entrada de Datos. El límite está en las manos (teclado y ratón)

Es decir, con una tableta hay tareas que no podrás hacer o las harás más lento. Sin embargo sí hay algunas tareas (las más básicas) que incluso es más rápido hacerlas con una tableta que con un ordenador[8]. Y ese es la razón de su éxito.

¿Y cual me compro? Pues lo primero es entender el ecosistema, porque no es sólo el dispositivo (hardware) sino el sistema operativo y las aplicaciones. Esto es lo mismo que para los smartphones y hay prácticamente las mismas opciones[9]. Pero lo más importante son tus necesidades. Yo no tengo una tableta, tuvimos un par de ellas en casa pero finalmente vimos que:

  1. Un smartphone resuelve los problemas de tener un ordenador en la mano
  2. Un computador resuelve los problemas de productividad (sobre todo por el teclado, ratón y pantalla más grande)

Es decir no la necesito. Mis dudas surgen ahora debido a la gran potencia de las tabletas y su gran portabilidad. Pero para sustituir al portátil (el ordenador en movilidad y viajar más ligero) y si comprara uno de escritorio.

Pero tú tendrás que ver tus necesidades. Si quieres comprarte una tableta un par recomendaciones respecto al hardware:

  1. La Pantalla: sobre 10 pulgadas (para un bolso y que sea buena)
  2. La Batería: sobre 8 horas (que aguante un día de trabajo sin cargar)

Con esas ideas en mente, las tres opciones[10] más interesantes (de mayor a menor precio) son:

  1. Un Apple iPad Air 2 (unos 500 EUR). La mejor opción
  2. un Galaxy Tab A (unos 300 EUR). Excelente relación calidad/precio

En realidad hay muchísimas opciones pero tendrás que analizarlas con cuidado. Y si sólo piensas en tu presupuesto ten en cuenta:

  • ¿Cuánto lo vas a usar? Porque el coste real depende del uso [11]
  • ¿Cuanto te va a durar? Si piensas en una duración típica de tres años, 500 EUR son unos 150 EUR/año[12]
  • Compra de segunda mano. Hoy en día ya es una buena opción (no hay tanta diferencia entre dispositivos de 2 años)

En fin, que no te dejes llevar por falsas modas tecnológicas, piensa en el uso que le vas a dar. Las tabletas no son ordenadores de mano ni ordenadores para trabajar[13] pero cada día más un ordenador para el sofá puede ser[14] la opción más útil para resolver tus tareas y hacer tu vida más fácil.


Actualizado para Navidad 2016

Notas

[1]. La categoría la define el iPad en el 2010. Hasta esa época era un cajón de sastre donde entraba casi todo, incluso algunas agendas personales. La categoría se definió por el uso masivo de un producto concreto que logró resolver (bueno, y crear) las necesidades concretas de algunos usuarios. Hasta ese momento no estaba tan claro y se hablaba de dispositivos ultraportátiles

[2]. El tamaño es importante. Una cosa es algo que entre en la palma de la mano (un smartphone) y otra algo que entre en el bolso (una libreta). Yendo a lo práctico, la diferencia es la pantalla: o cercana a 4' (en un bolsillo) o a 10' (un A4 aprox que entre en un bolos). Las nuevas categorías (5, 6, 7 y 8') a mí me parece que no es ni una cosa ni la otra: ni suficientemente portátiles para el bolsillo, ni suficientemente productivas para un ordenador.

[3]. Parece simple, pero no lo es. Resulta que la tableta está siempre encendida (en 1 sg lista para usar) y además se actualiza (casi) sola (no hace falta tener un amigo friki). El único problema es que necesita estar conectada (a la Wifi o al 34G). Es el concepto always on (siempre conectado)

[4]. Quien lo iba a decir hoy pero sí muchas críticas. La verdad es que 5 años más tarde y con cientos de millones de unidades vendidas, el error de la industria fue bastante grande. Apple no inventa todo lo que dice, pero es capaz de poner en las manos del consumidor un producto impresionante, y sobre todo, irlo mejorando.

[5]. De hecho desde Apple en el lanzamiento del iPad 2012 o Steve Jobs en esta magnífica entrevista de All Things Digital con Bill Gates siempre se habla de dispositivos Post-PC. Y esa es una de las claves: los nuevos PC (o herramientas para resolver nuestras tareas).

[6]. Yo le llamo tareas de baja intensidad a aquellas que no necesitan un nivel de atención, concentración y atención muy grandes. Son tareas que se pueden realizar en un sofá (una postura más pasiva) mientras que para trabajar en algo más intenso necesita una postura más activa (sentado hacia adelante y en pantalla grande). Otra distinción es entre consumir o producir información. La clave es que estas tareas (iPad Use) son muy habituales, por ejemplo, consultar el correo, leer y navegar por Internet, comunicarse con otros, disfrutar de música o videos, etc.

[7]. Para productividad, lo mejor es una pantalla grande pero a más pantalla, más peso y menos portabilidad. ¿El equilibrio en el tamaño de pantallar? Yo creo que 10' para una tableta (que no tienen teclado) y 23' para una pantalla externa.

[8]. El cambio en la conducta del usuario es muy grande porque si resulta que para esas tareas (desde el sofá) es más fácil hacerlo desde una tableta que desde un PC, lo que va a ocurrir (de hecho está ocurriendo) es que antes de renovar el PC, es mejor comprarse una tableta. Y tambien influyo el uso de la voz como mecanismo de entrada, que cada vez funciona mejor. Y aún más, hay tareas que gracias a su portabilidad no se pueden hacer con un ordenador y sí con una tableta (Médicos, pilotos, ingenieros, ventas, presentaciones, etc).

[9]. No es tan importante el cacharrito sino lo que puedes hacer con él, y esto influye el ecosistema (el software). El Ecosistema lo marca el sistema operativo y las aplicaciones. Y al igual que con los smartphones hay tres tiendas a recomendar: iOS, Android y Windows

[10]. Hay tropecientas opciones pero estas tres me parecen las más recomendables. El ipad tiene una pantalla impresionante, el Galaxy es el que mejor copia a Apple (y no es tan cerrado) y ArchOS tiene un precio muy competitivo y excelentes especificaciones

[11]. El precio depende del uso, a más uso, más barato. Mi recomendación es siempre comprar algo que merezca la pena. Es mejor gastar 1.000 y utilizar 1.000 veces (se supone que para facilitarnos la vida) que gastar 100 y utilizarlo 10. El coste en tecnología (y en casi todo) depende del uso. Tienes que pensar en el presupuesto y el tiempo de amortización

[12]. Esto es lo importante. Si no lo vas a usar, no lo compres (o prueba con uno barato) y si lo vas a usar compra uno bueno porque el coste, si lo divides en el tiempo (o incluso si lo vendes al final) no es tan grande para el beneficio que puede suponer en tu día a día (es el mismo concepto que para un electrodoméstico normal). De hecho una muy buena opción ahora es comprar una buena tableta usada o no el último modelo.

[13]. Un ordenador para trabajar implica que, al menos tienes una pantalla grande, un teclado/ratón y un sistema operativo completo. Pero es cierto que mucha gente está cambiando su forma de trabajar para, en movilidad, obtener un rendimiento similar a un ordenador de sobremesa. Pero aún así, la diferencia en productividad es muy grande. Para trabajar, mejor un ordenador de verdad.

[14]. Yo recomiendo comprar computador y teléfono inteligente antes que una tableta. Sí creo que son muy útiles (In Defense of Tablets) sobre todo con la madurez y rendimiento actuales pero creo que sobre todo para sustituir a los portátiles no para tener un cacharrito má. Gasta ese dinero en un mejor portátil o un mejor smartphone.

Sección del Artículo
Blog 1 de 1.000
Sección del Artículo
El n900: más que un móvil
El nuevo Nokia n900 [2] es algo más que un móvil, es *casi un ordenador*. Aunque yo recomiendo [3] un móvil (o celular) que sea ligero, poco voluminoso y sencillo de utilizar (p.ej. mi nokia 6300 [4]) el n900 es más bien un dispositivo...
¿Necesitas a alguien que te asesore comprando tecnología? Dímelo y yo te lo compro.

¿Te gustó el artículo?

Comentarios