Comienza Contenido
Esta es una feria que todos los meses de Enero se celebra en La Paz. Alasita significa compráme y consiste básicamente en una feria gigante donde puedes comprar todo lo que deseas pero en miniatura. La idea de la feria es que los deseos se proyectan en miniaturas, es decir:
  • Quiero ser universitario, pues me compro un título[1]
  • Quiero una casa, me compro la casa[2]
  • Quiero dinero, pues me compro billetes[3]

La variedad es impresionante, hay maletas, documentos de viaje, utensilios de cocina, coches, buses, todo tipo de alimentos (lentejas, pasta, verduras ...) ... es decir, todo lo que se te ocurra. Es también (era más antes) una ocasión excelente para los niños porque es un paraíso para encontrar juguetes, es el mundo de los adultos pero que pueden manejar los niños.

Además, como todas las fiestas tiene un componente social de relacionarse con otros. Por eso para que se cumplan los deseos tienen que cumplirse ciertas condiciones:

  • Que te lo regalen. Es decir, no vale comprarlo, es mejor que te lo regalen.
  • Que lo bendiga el Ekeko. Todos los días, desde el 24 de Enero, se challa (bendice) al mediodía, con un yatiri y el ekeko

El Ekeko es un diosecillo que viene de la tradición precolombina (probablemente de Tiwanaku o las culturas del Lago) y que poco a poco se ha ido mezclando con todo lo que ha ido ocurriendo en la historia de Bolivia, desde la cultura del Lago, pasando por la Colonia y la época republicana y así hasta llegar a nuestros días.

El Ekeko es una representación del mestizaje. La historia que más me gusta y que en principio es el origen del Ekeko actual, es una historia de amor y supervivencia. Una mujer servía en una casa del centro de La Paz (Hotel Torino) que antiguamente pertenecía al gobernador de la época.

En esa época (en concreto 1781) La Paz sufrió quizá el mayor bloqueo de su historia cuando Tupac Katari aglutinó a toda la resistencia indígena aymara contra las instituciones del virreinato[5]. El bloqueo fue muy grande y había una hambruna muy grande por la falta de abastecimiento. Pero en esta casa no faltaba de nada porque el amado (un indígena de las huestes de Katari), al visitar a su amada aprovechaba para llevarle coca, cereales y legumbres. Era de las pocas casas en las que no se pasaba hambre. Pero para no levantar sospechas (y protegerlo), la sirvienta se inventó que era el Ekeko el que les protegía, y así puso un Ekeko fumando su cigarro en una de las dependencias. El Ekeko se fuma el cigarro (como milagrosamente) y llena de bendiciones (en este caso, alimentos) a la casa. Y así, se fue creando la leyenda de la abundancia y la prosperidad asociada la muñequito. Que por cierto, es bastante feo y tiene un aire de cachondo (divertido).

La feria de las Alasitas se celebraba inicialmente el 20 de Octubre, pero a mediados del siglo pasado se trasladó al 24 de Enero. Esta fecha reúne la mezcla de religiosidad popular y pagana porque es el solsticio de verano (Bolivia está en el hemisferio sur) el día 21 y el 24 es la festividad de Nuestra Señora de la Paz (la patrona de la ciudad). Y así, la feria de las Alasitas es un mercado gigante que comienza el 24 de Enero y finaliza dos semanas más tarde. Puedes revisar hasta el periódico de la Feria (donde se ríen de todos y de todo).

Pues nada más, es una de las actividades interesantes si visitas Bolivia. Para ver fotos en detalle de la Feria puedes revisar el excelente artículo de el K'hara y verás al Ekeko lleno de cigarrillos, billetes y periodiquitos.


Notas

[1]. El título es de una carrera y universidad concreta. Es tal cual el oficial, pero en pequeñito.

[2]. Hay todo tipo de casas pero además es increíble también la cantidad de materiales de construcción que se venden: Ladrillos, cemento, herramientas de construcción, vigas, madera ... De todo. Los sacos de cemento son reales, es decir, el cemento es de verdad y el saco el mismo, solo que a escala

[3]. Los billetes son quizá lo más popular. Lo más común son billetes de dólares y pesos bolivianos aunque cada vez se ven más euros.

[4]. El Hotel Torino es más que un hotel, tiene una cafetería muy chula y un buen centro cultural. Está además, al ladito de la plaza Murillo y merece la pena ir a verlo.

[5]. Hubo dos bloqueos, cada uno de unos 100 días. Como la Paz es muy fácil de bloquear (está en un valle) no había practicamente alimentos. La historia tiene un final trágico y cruel (para variar) y es que a Tupac Katari lo traicionan, lo matan y lo descuartizan dejando cada uno de sus restos en los cuatro puntos cardinales. Fue el final del mayor levantamiento indígena de Bolivia (y alrededores).

Artículo Anterior
Artículos Interesantes (1 de 1.000)
Tema » Bolivia
Gestión de Proyectos Sociales (El Marco Lógico)
Gestión de Proyectos Sociales (El Marco Lógico)
[IMAGE: 'Planificacion del Proyecto' http://www.cesareox.com/despacho/presentaciones/attach/40654/planificacion.jpg ] [1] Aunque tengo...

¿Te gustó el artículo?

¿Quieres estar pendiente?

Icono de sobre Enviar al Email
Cada artículo llegará a tu email

O también ...

Boletín UAM
Email Mensual Resumen con 3 Artículos y una Foto

Canal RSS
Usando Suscripción RSS

Debate gestionado vía Disqus