Comienza Contenido

El término Afilar la Sierra (o el hacha, o el cuchillo) fue acuñado originalmente por Stephen Covey, una de las referencias en gestión del tiempo (y en desarrollo personal/profesional en general). Lo plantea en uno de sus libros ( de los que recomiendo) y es un autor del que han salido muchos de los conceptos básicos de productividad, estrategia y desarrollo de la persona. Aunque planteado hace casi 25 años, el concepto no puede ser más actual.

La idea es muy simple y está basada en la historia del leñador: no tenemos tiempo para afilar la sierra, y luego, en el monte, tardamos mucho más en cortar el árbol (y nos cansamos). De hecho esta es una de las principales excusas en mi curso de Gestión del Tiempo: me gustaría hacer el curso, pero no tengo tiempo. Es un bloqueo continuo en el que hemos estado todos alguna vez pero te guste o no, antes de salir al monte, es necesario pararse a afilar la sierra. O te vas a cansar (y será aún peor).

Afilar la sierra, en una época con información tan abundante y de desarrollo tecnológico implica también que tomamos peores decisiones cuando más las necesitamos. Porque si nunca tenemos tiempo para mantener nuestras herramientas preparadas o para aprender algunas nuevas, cuando las necesitamos no funcionarán bien y tardaremos más. Todos tenemos algo en nuestra lista de tareas (generalmente son tareas rutina) que tienen que ver con afilar la sierra. Yo tengo muchas. Las tenía que haber hecho y el no hacerlo a tiempo me ha llevado a sudar demasiado.Por ejemplo algunas muy simples:

  1. Actualizar el Software. Luego me dio error cuando lo necesitaba
  2. Planificar la Semana. Asumí tareas que no podía hacer
  3. Limpiar el Escritorio. Traspapelé un documento importante
  4. Revisar la Carpeta de Pendientes. Olvidé entregar la factura.
  5. Recargar Pilas. Me quedé sin teclado a media mañana
  6. Revisar Errores del Servidor. Me tocó arreglarlo a las 3 AM
  7. Sincronizar el Teléfono. Perdí algunos datos cuando lo extravié
  8. Revisar el Plan de Mañana. Llegué tarde a la reunión de primera hora.
  9. Comer. Y tuve que parar a media tarde porque no aguantaba
  10. Dormir. Y equivocarme a media noche en una hoja de cálculo.

Hubiera tardado menos si lo hubiera hecho bien, con la sierra afilada. Esta idea (Sharpen The Saw / hábito 7 (5:20) ) en realidad es un poco más amplia y toca otros conceptos. Pero lo que interesa aquí es el principio de la palanca: con un poco de esfuerzo a tiempo obtendrás un mayor beneficio a medio plazo. No salgas al monte sin afilar la sierra, o dicho de otra manera, dedícale tiempo a mantener tu infraestructura (y tu formación) en buenas condiciones. Al final te cansarás menos.

Sección del Artículo
Blog 1 de 1.000
Sección del Artículo
Planificar una Semana
[IMAGE: 'Subida a la Apacheta' /fotos/images/50847/subida_apacheta.jpg ] [1] *168 horas*. Esas serían las horas que tienes que planificar. Hacer una *planificación por semana* es una buena rutina de gestión del tiempo en nuestra agenda [2]...
Si te interesan este tipo de artículos, revisa mi Curso de Productividad

¿Te gustó el artículo?

Comentarios